Blog de Chano Ruiz

Inicio » Inocuos

Category Archives: Inocuos

Los inocuos III. Ni lo pareciera.

(Hoy necesitaba algo inocuo. Publicado originalmente el 21 de junio de 2012, creo)

Si viento brisa de poniente

Si paraje sombra de olivo

Si bestia perezoso coyote

Si copla tango arrabalero

Si mar el de Andamán.

Si vino Oporto

Si producto bancario cartillita infantil

Si nave barco quieto

Si pensamiento, obsceno

Si oficio maracas de septeto santiaguero

Si piedra, de horno antiguo

Y si pecado la tontura.

 

Si todo eso fuese

no sería yo ni lo pareciera,

pero quizás algo fuera.

The seven last words… (Inocuo VIII)

“Las siete palabras de Cristo” de Haydn, compuesta para la Santa Cueva de Cádiz.

La figura del padre agranda y mengua como la sombra de esos bosquecitos de eucaliptos inútiles que salpicaban el camino de Medina. Cambia también para el niño las sensaciones que ese abrigo le provoca. Muda del alivio mañanero en temprana edad a la insoportable oscuridad del niñateo…

Ah!!! pero la muerte amigo, la muerte…; esa los convierte en colosos.

Es entonces cuando más apreciamos lo que ya no volverá. Porque ya nada vuelve a ser lo mismo. Por un instante regresa a la nuez el terror de la primera ausencia, cuando nada ni nadie podría explicarle a tu corazón por estrenar de qué iba todo esto que llaman vida. Esa primera casa de orfandad que anticipa esta última que hoy te toca.

Pero sí, la memoria, esa dama de fina estampa, te aguarda en una cercana vereda para devolverte al Coloso. El tintineo de un martillito sobre el estaño, la filigrana de plata al trasluz de la tímida lamparita, el dulzón olor del mollate sobre la madera de la cercana bodega, y el hábito negro de las beatas Rosario abajo. Así sí, así sí volverá todo de manera tranquila y queda….

…Ha querido Abril unirme en similar trance con un buen amigo.

PD. La paradoja es eso, cachonda de solemnidad. Quiso que entre tanta virgen y tanto santo saliera el niño iconoclasta. Lo mismo el irse el Día de la República es otra venganza del destino y suena la flauta.

Efecto


Casi perfecta para hoy. Sobra un “de” como mucho

Inocuo VI. Ya le vale.

Hay quien piensa que lo de llamarle “redes” sociales es porque se te permite dar el triple salto mortal hacia delante con garantías de no pegarte el gran jardazo. Y no es así exactamente.

El no fue promiscuo hasta que no se convenció de su sexualidad. No por falta de ganas, sino de valor. Pensaba que algo tan gozoso, tan tentador, no podría acarrearle más que una ceguera bíblica.

En estos tiempos tan asiduos de anticipos la primavera ni se entera ni se afecta. Sigue dormida sin que avive un solo tinte en esos deseados flamboyanes y tamarindos que solo atisbo y que tanto se precisan hoy. Ya le vale.

Cada vez que me inclino hacia la poesía viene la realidad, me empala, y me endereza. Así va uno por la vida: derechito, pero con unos andares una mijita mariconi.

Inocuo V. De nuevo

no cansado
Muy cansado, de nuevo.

Inocuo IV. No existe.

Yo primi…

Cuando la vida te embiste

el pecho abierto y rotundo

que el que no sufre no existe

 

Aunque hay quien se resiste

por ser un cobarde inmundo

cuando la vida te embiste

 

Si la espina recibiste

déjate el penar profundo

que el que no sufre no existe

 

Y si el néctar ya bebiste

vive su éxtasis profundo

cuando la vida te embiste

 

Si a la razón despediste

deja el regir vagabundo

que el que no sufre no existe

 

Ve con la locura en ristre

Y siempre a destiempo el mundo

Cuando la vida te embiste

que el que no sufre no existe

Los Inocuos II. Elogio al artista-

El artista se vacía como en una cagalera intelectual sin que lo que expulsa sea necesariamente una mierda. Es más, lo que es en sí el esfuerzo del escatológico desprendimiento no se asemeja siquiera al parto artístico, pues en la mayoría de estos últimos, el que expulsa no se alivia sino que se inquieta tras el vacío.

Es por eso de este elogio, pues nadie pide al artista que inicie ese trance, sino que parte del -quiero pensar- altruista deseo del creador. Hasta que no tercie el vil metal este podría calificarse como uno de los más hermosos fenómenos de este mundo. Un gachó se mete a esculpir, pintar, escribir, musicar, o lo que mejor se le dé y cuando alumbra la obra de arte la muestra, y ya, ahí la deja. Sin más. Ahí queda para que nos, malditos manirrotos, nos quedemos boquiabiertos ante su primoroso mojón (en el mejor sentido de la palabra).

Inocuo I. Discurso

  • Excelentísimas autoridades de nivel A, excelentísimas autoridades de nivel B, excelentísimas e ilustrísimas autoridades de nivel C.

  • Miembros del Consejo Superior de dar Consejos de “Mira, no había caío yo”, miembros del Consejo Inferior de dar consejos de “Pa que te haría yo caso”

  • Magnífico rector, ajados decanos.

  • Representante del almirantazgo que si no nadie lo va a hacer por ti.

  • Miembros del cuerpo consular, miembros del cuerpo que está sentado en la esquina de la tercera fila.

  • Representantes de la sociedad civil, representantes de la sociedad penal. Muy especialmente Asociación de Asesinos Contritos de Alcalá Meco en la cabeza.

  • Representantes de la Asociación de Gente que viene a escuchar Discursos Sin que Nadie sepa de dónde Cojones Venís.

  • Amigos y amigas, enemigos y enemigas, ciudadanos y ciudadanas,

  • Seré breve y breva. De hecho seré higo breval, porque ya fui nombrado higo predilecto de aquí y breva adoptiva de allá. Y en esa dualidad hortofrutícola seré definitivamente…

Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: